Buscar en este blog

30 de abril de 2021

¡Qué lástima!. ¡Qué solo estoy Señor! & Ven con nosotros. León Felipe la voz y la palabra 2. Música Evoeh & Aguaviva

  


¡Qué lástima!

¡Qué lástima
que yo no pueda cantar a la usanza
de este tiempo lo mismo que los poetas de hoy cantan!
¡Qué lástima
que yo no pueda entonar con una voz engolada
esas brillantes romanzas
a las glorias de la patria!
¡Qué lástima
que yo no tenga una patria!
Sé que la historia es la misma, la misma siempre,
que pasa
desde una tierra a otra tierra, desde una raza
a otra raza,
como pasan
esas tormentas de estío desde ésta a aquella comarca.

¡Qué lástima
que yo no tenga comarca,
patria chica, tierra provinciana!
Debí nacer en la entraña
de la estepa castellana
y fui a nacer en un pueblo del que no recuerdo nada;
pasé los días azules de mi infancia en Salamanca,
y mi juventud, una juventud sombría, en la Montaña.
Después... ya no he vuelto a echar el ancla,
y ninguna de estas tierras me levanta
ni me exalta
para poder cantar siempre en la misma tonada
al mismo río que pasa
rodando las mismas aguas,
al mismo cielo, al mismo campo y en la misma casa.
¡Qué lástima
que yo no tenga una casa!,
una casa solariega y blasonada,
una casa
en que guardara,
a más de otras cosas raras,
un sillón viejo de cuero, una mesa apolillada
y el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla.
¡Qué lástima
que yo no tenga un abuelo que ganara
una batalla,
retratado con una mano cruzada
en el pecho, y la otra mano en el puño de la espada!
Y, ¡qué lástima
que yo no tenga siquiera una espada!
Porque... ¿qué voy a cantar si no tengo ni una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa
solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla,
ni un sillón viejo de cuero, ni una mesa, ni una espada?
¡Qué voy a cantar si soy un paria
que apenas tiene una capa!
Sin embargo...
en esta tierra de España
y en un pueblo de la Alcarria
hay una casa
en la que estoy de posada
y donde tengo, prestadas,
una mesa de pino y una silla de paja.
Un libro tengo también. Y todo mi ajuar se halla
en una sala
muy amplia
y muy blanca
que está en la parte más baja
y más fresca de la casa.
Tiene una luz muy clara
esta sala
tan amplia
y tan blanca...
Una luz muy clara
que entra por una ventana
que da a una calle muy ancha.
Y a la luz de esta ventana
vengo todas las mañanas.
Aquí me siento sobre mi silla de paja
y venzo las horas largas
leyendo en mi libro y viendo cómo pasa
la gente al través de la ventana.
Cosas de poca importancia
parecen un libro y el cristal de una ventana
en un pueblo de la Alcarria,
y, sin embargo, le basta
para sentir todo el ritmo de la vida a mi alma.
Que todo el ritmo del mundo por estos cristales pasa
cuando pasan
ese pastor que va detrás de las cabras
con una enorme cayada,
esa mujer agobiada
con una carga
de leña en la espalda,
esos mendigos que vienen arrastrando sus miserias,
de Pastrana,
y esa niña que va a la escuela de tan mala gana.
¡Oh, esa niña! Hace un alto en mi ventana
siempre y se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
¡Qué gracia
tiene su cara
en el cristal aplastada
con la barbilla sumida y la naricilla chata!
Yo me río mucho mirándola
y la digo que es una niña muy guapa...
Ella, entonces, me llama ¡tonto!, y se marcha.
¡Pobre niña! Ya no pasa
por esta calle tan ancha
caminando hacia la escuela de muy mala gana,
ni se para
en mi ventana,
ni se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
Que un día se puso mala,
muy mala,
y otro día doblaron por ella a muerto las campanas.

Y en una tarde muy clara,
por esta calle tan ancha,
al través de la ventana,
vi cómo se la llevaban
en una caja
muy blanca...
En una caja
muy blanca
que tenía un cristalito en la tapa.
Por aquel cristal se la veía la cara
lo mismo que cuando estaba
pegadita al cristal de mi ventana...
Al cristal de esta ventana
que ahora me recuerda siempre el cristalito de aquella caja
tan blanca.
Todo el ritmo de la vida pasa
por este cristal de mi ventana...
¡Y la muerte también pasa!

¡Qué lástima
que no pudiendo cantar otras hazañas,
porque no tengo una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa
solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla,
ni un sillón viejo de cuero, ni una mesa, ni una espada,
y soy un paria
que apenas tiene una capa...
venga, forzado, a cantar cosas de poca importancia!

León Felipe: Versos y oraciones del caminante (1920)

https://youtu.be/gzbjSgr5J80

 


Sigo con la poesía de León Felipe otro día más, Si visteis el documental os suena este precioso poema, incluido en el relato, perteneciente también a la primera parte de su obra, un poema del que os he puesto la versión de Hector Alterio, porque a fecha de hoy es la que me parece mejor, hay tres versiones grabadas en audio con disco, una en la voz del propio León Felipe, que no recitaba mal, la segunda en la voz de Paco Valladares que es un grande y la tercera magistral en la voz de Paco Rabal, pero me parece que la de Hector Alterio en la que contamos con el audio y la imagen, supone un plus.

Parte del poema fue musicalizado por Evoeh, en el disco que comentaba el martes pasado, en el tema denominado como “Vals”, concretamente la cuarta estrofa que comienza con “Sé que la historia es la misma …” y los siguientes seis versos hasta -... aquella comarca”. La otra parte de la canción pertenece al poema ¡Qué solo estoy Señor!, que os pongo a continuación (versos 4 a 9 & 16 a 19)

https://youtu.be/tzqS0MafmBA

 


  XVI

¡Qué solo estoy, Señor;
qué solo y qué rendido
de andar a la ventura
buscando mi destino!...
En todos los mesones
he dormido:
en mesones de amor
y en mesones malditos,
sin encontrar jamás
mi albergue decisivo…

Y ahora estoy aquí solo…
rendido
de andar a la ventura
por todos los caminos…
Ahora estoy aquí solo
en este pueblo de Ávila escondido,
pensando
que no está aquí mi sitio,
que no está aquí tampoco
mi albergue decisivo
.

León Felipe: Versos y oraciones de caminante (1920)

https://youtu.be/glWwA9jmTcA


 

León Felipe mantuvo siempre esa postura personal tan propia por la que seguramente le admiramos pero que tantos problemas le supuso a lo largo de su vida, antes de hablar de León Felipe y la palabra, os dejo con este poema también de su libro “versos y oraciones del caminante” conocido como “Ven con nosotros” y al que Aguaviva musicalizó en su tercer disco la Casa de San Jamás de 1972 (último corte)

XXIII

Cuando me han visto solo y recostado
al borde del camino...
unos hombres
con trazas de mendigos
que cruzaban rebeldes y afanosos,
me han dicho:
Ven con nosotros,
peregrino.
Y otros hombres
con porte de patricios
que llevaban sus galas
intranquilos,
me han hablado
lo mismo:
Ven con nosotros,
peregrino.
Yo a todos
los he visto
perderse
allá, a lo lejos del camino...
y me he quedado solo,
sin despegar los labios, en mi sitio.

León Felipe: Versos y oraciones del caminante (1920)

https://youtu.be/WHHPX8vmxiA

 


El lunes acabaré esta entrada tan larga. Buen finde 

 

Entradas Relacionadas con ésta

1  Ahora de Pueblo en Pueblo. La voz  y la palabra 1 de 3 

https://fonocopiando.blogspot.com/2021/04/ahora-de-pueblo-en-pueblo-leon-felipe.html

3 Reparto. La voz y la palabra 3 de 3

https://fonocopiando.blogspot.com/2021/05/reparto-leon-felipe-su-relacion-con.html



 

29 de abril de 2021

(What a) Wonderfull World Sam Cooke 1960 y más versiones

 


Música para el recuerdo Sigo con música de los sesenta, aunque la de hoy se escribió a finales de la década de los cincuenta no se publica hasta marzo de 1960 como single y posteriormente en noviembre de 1960 en un disco recopilatorio de su antiguo sello discográfico Keen Records: “The Wonderfull World of Sam Cooke”, que se abría con este temazo de Sam Cooke, Wonderfull World , quizá su segundo gran éxito tras “You Send Me” en 1957. Ambas están dentro de la lista de 500 mejores canciones de todos los tiempos de la revista “Rolling Stone”. No se debe confundir con la canción “What a Wonderfull World” que grabó Louis Amstrong en 1967, canción que sufrió la censura en España y de la que hablaré más adelante

Wonderfull World de Sam Cooke es una canción sencilla donde en medio de la crisis de los sesenta que se vislumbraba, se cantaba al amor frente al conocimiento, ese amor sencillo, que solo los muy jóvenes o los ya viejos pueden sentir, os dejo con un vídeo que pone la letra en inglés, mientras que al fondo se mantienen iconos de esa década en blanco y negro

https://youtu.be/R4GLAKEjU4w

 


Sam  Cooke fue el primer músico negro en crear su propis sello discográfico, antes se había rebelado con quienes intentaron imponerle imposiciones de todo tipo, tristemente murió asesinado a los 33 años en diciembre de 1964, por la dueña de un motel que primero dijo que la atacó y luego que iba a atacar a una joven que le acompañaba, En el 63 ya habían asesinado a Kennedy, y en 1968 a Martin Luther King, no parece que el asesinato de un negro preocupar mucho, y el juicio se resolvió como “Homicidio justificado”. Muy lentamente, pero parece que las cosas algo van cambiando (“A Change Is Gonna Come”), pero eso es otra canción sobre la que volveremos.

Tras la muerte de Sam Cooke, que ha sido considerado como el rey del Soul, muchos le homenajearon cantando sus temas, entre ellos el otro rey del soul, Otis Redding, que también vivió una vida breve, y que grabó esta versión en 1965 (“Otis Blue/Otis Redding Sings Soul”)

https://youtu.be/fW3hq8NmDvg

 


Y desde cerca, pero a su vez con sonido diferenciado, desde el sello Tamla Motown, The Supremes, grabaron ese mismo año un disco homenaje a Sam Cooke (“We Remember Sam Cooke”), una gran versión

https://youtu.be/1CroKfPbORU

 



En 1974, Brian Ferry sacó su segundo albúm en solitario (compaginándolo con su actividad en Roxy Music) “Another Time, Another Place” donde un elegante Brian incluía esta versión como primer corte de la cara B. Una versión muy suya

https://youtu.be/EGTLxyGm0SA

 


Llegamos a la que para mí es la mejor versión, no sé si supera el original, pero en este caso la calidad es muy muy alta, se trata de la version que grabaron Art Garfunkell junto a Paul Simon y James Taylor y que apareció en un single (de los de 45rpm) en enero de 1978, una genialidad esa mezcla vocal, juzgad vosotros

https://youtu.be/T0bU9llGUic

 


A medida que pasan los años las versiones van adquiriendo las influencias musicales de la época, lo cual está bien y nos ayuda a escuchar el mismo tema de diferente manera, nada es totalmente igual ni distinto todo depende de como se mire

La siguiente propuesta es un intento de vuelta al sonido primitivo desde un músico que siempre ha admitido su admiración e influencia por Sam Cooke, me refiero al gran Rod Stewart, y concretamente uno de los que para mí es uno de sus mejores discos en su conjunto, “Soulbook” de octubre del 2009 su vigésimo quinto albúm de estudio, donde esta versión es el undécimo corte

https://youtu.be/P_qffqEE1pU

 



Y acabo con una versión mas jazzística, la de la cantante y violonchelista italiana Patti Lomuscio, que en el 2016 graba su primer disco “Further to Fly”, séptimo corte, con diez versiones de temas de Simon & Garfunkell

https://youtu.be/RC7HZdHzE8c

 


Buen jueves

28 de abril de 2021

Keep of Runnimg 1966 Jackie Edwards, The Spencer Davis Group y mas versiones


Música para el recuerdo, la propuesta de hoy Keep of Running del segundo disco de “The Spencer Davis Group” con un joven Steve Winwood en 1966, aunque el single salió unos meses antes en 1965

https://youtu.be/H6LVI1gDswg

 


Esta canción la grabó por primera vez en 1965 el jamaicano Jackie Edwards, y se nota lo que luego fue su historia en el ska y el reggae, esto se nota en esta versión posterior que dura medio minuto más que la primera

https://youtu.be/k8yTzYHNPCA

 


Pero vuelta a los sesenta con “The Mirettes” trio femenino que salieron de las “Ikettes” es decir de las chicas que cantaban con Ike y Tina Turner, esta es su versión del año 1968

https://youtu.be/gujb6Vd5X-A

 


Volvemos a Jamaica con la versión de Ruby Turner en 1981, se nota que hemos abandonado los sesenta pero sigue el ritmo

https://youtu.be/JeH9PN6wvtA

 


Y una versión relativamente reciente la del guitarrista de blues y jazz californiano Robert Ford, que abre su disco del mismo título del 2003

https://youtu.be/U_yKSoAvFBU

 



Y acabo como empecé con el señor Steve Winwood, por el que siempre he sentido cariño y placer de escuchar en todas sus múltiples etapas, en un directo en un concierto en Glasgow en febrero del año pasado a punto de cumplir los setenta y uno (¿será verdad lo de los viejos rockeros...?)

https://youtu.be/W6NxUd_qHdc

 



Buen miércoles y si os acordáis de los sesenta recordareis que las canciones se cantaban traducidas, (Escala en Hifi) y los grupos de aquí las interpretaban en castellano, en este caso una versión del años 1966, del grupo barcelonés “Los Gatos Negros

https://youtu.be/uf5pZkFYR3Q

 


Eran otros tiempos